Viernes, 7 de Octubre de 2022  
 
 

 
 
 
Cultura y ciencias

Costumbrismo Rural… El puma de Lindorfo …

Crónicas de pueblo por Sergio Díaz Ramírez, Instagram @amanecerdelgallinero.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Lanzan oficialmente la Feria del Libro de Los Andes 2022 con una variada parrilla programática
  Guitarrista andino Gonzalo Arias se presentará en un recital inédito previo al Mundial de Qatar 2022
  Costumbrismo Rural… Los palenques viven
  San Esteban será parte del Festival de la Ciencia
  Festival de las Ciencias 2022 llega a la comuna de Rinconada
  Primer Encuentro de Cohetería y Astronáutica se realizará este viernes en Calle Larga
 
 

Un inesperado acontecimiento llenaba la agenda noticiosa de Los Andes, por allá por 2004, en una casa del Callejón de los Condominios en la comuna de Calle Larga, casi al límite de Rinconada. Era un día normal de primavera, donde los padres salían de la parcela con sus hijos destino al colegio. El menor, al cerrar la puerta, escucha un extraño sonido proveniente desde el interior de una de las habitaciones. Sube corriendo al automóvil familiar y por unos minutos no logra hilvanar las palabras necesarias para comunicarse con sus padres.

Al llegar al retén de Calle Larga, el pequeño de diez años había logrado explicar a su familia el rugido de león que logró distinguir al salir de la casa. Las consultas de un cabo de guardia eran generales y específicas, como una forma de encausar la investigación y que una patrulla se constituyera en el lugar. Él nerviosismo era generalizado y una llamada al SAG, como autoridad encargada de la fauna silvestre, incrementaba el radio de acción que podría ayudar a solucionar tan inédita problemática.

Las noticias radiales lo comentaban en detalle, la provincia de Los Andes se inquietaba y seguía minuto a minuto los hechos. Alejandro Cortes Piffaut, corresponsal en la zona de Canal 13, era el primer periodista en llegar al lugar. Su experiencia lo hizo escudriñar en los alrededores, encontrando a don Juan, quien había estado recorriendo la zona, hasta encontrar dos grandes huellas en el borde de un canal. El lugareño sin titubeos aseguraba que el puma encerrado en la casa, debía ser un macho de unos 80 kilos. La noticia ya estaba en los portales nacionales y nuestra provincia era seguida en cada instante.

Unas decenas de vecinos y curiosos se agolpaban en el lugar y prestamente carabineros acordonó la zona. Los rugidos intimidantes se hacían sentir de vez en cuando y las teorías de su llegada eran diversas. Ya se aseguraba que días anteriores un puma había rondado ganado que se acorralaba en el restaurant “Entre Parras”, a la hora de la oración. El Ministerio de Agricultura ya se había comunicado con el Zoológico Nacional y el Zoo de Quilpué, como posibles receptores del animal y especialmente como expertos en su manejo, con el objetivo de capturarlo con el menor estrés y daño posible.

Mario Rivas, director del zoológico de Quilpué ya estaba a mediodía, junto a sus colaboradores Aladino, Jorge, Isabel y Matías. Jaulas y chinguillos salían a relucir, ante la posibilidad de una rápida captura. Un rifle de dardos adormecedores, al parecer, podía resultar clave para su reducción. El médico veterinario Rodrigo Iriarte, del Sag, junto a los inspectores Manuel Berrios y Patricio Zabala, dirigían la operación y recuerdan en la actualidad algunos detalles como si se tratara de ayer.

La posibilidad de entrar a la casa estaba siempre latente, mas la llegada de personal del Zoológico Metropolitano, hacía preciso la espera. Un llamado de última hora solicitaba no apurar la captura. El destacado médico veterinario y figura de la TV, estaba preparando su viaje, incorporando toda su expertíz y además acompañado por el equipo de Megavisión.Efectivamente Sebastián Jiménez se pondría al frente de la operación captura. Las noticias locales, luego de seis horas, incrementaban la impaciencia, sin embargo, interesantes invitados naturalistas y profesores enriquecían la cultura ecológica de los auditores.

Nuestra historia andina indica que es y ha sido zona de pumas, ese animal solitario de leyendas indígenas, de poderío poco igualado en la América y elegancia plástica en los roqueríos. Hábil en las alturas detrás de los guanacos y silente en lomajes despejados al escudriñar los potrillos. San Vicente, lugar de frecuentes avistamientos de hembras y cachorros, con gritos desgarrados al anochecer, carreras veloces cerro arriba y gateos en las aguadas. Sólo el enmudecimiento al observarlos silvestres hace honor a su imponente presencia.

Una captura en directo era la idea, los equipos televisivos disponían antenas, cámaras y micrófonos. El asalto final estaba en ciernes y no volaba ni una mosca entre la media centena de testigos. Sebastián Jiménez en lo alto del techo, su camarógrafo introducía una cámara hacia la pieza, Iriarte cruzaba la puerta, Rivas se atolondraba con los dardos adormecedores y el cabo Morales sacaba el seguro de su pistola y la tomaba con las dos manos, con movimientos de derecha a izquierda. ¡No le disparen!, se escuchó fuerte y nítido desde la muchedumbre.

El miedo se apropió del lugar. Los murmullos eran desconcertantes y las teorías se diversificaban entre puma, león y hasta chupacabras. La tensión era máxima al entrar Iriarte a la habitación, justo cuando el computador emitía el más grave rugido, que hacía eco en las estrechas paredes, desplomando de raíz el trendic topic aconcagüino. Una pistola que se guardaba, la cara larga de Iriarte, el desmayo de Jiménez al bajarse del techo y alcanzar el jardín, a modo de relajo y una nerviosa cara del niño que quizás ocultaba su mejor broma, pero que definitivamente se le había escapado y caído en el chinguillo.

Hace un tiempo en un programa televisivo, Iván Arenas, el profesor Rosa, le consultaba a Sebastián Jiménez, por esta famosa anécdota, que ha pasado a ser una leyenda de la TV chilena. Definitivamente reconocía que había sido su mayor chascarro en el manejo de la fauna silvestre. Lamentablemente como tantas otras cosas, no existen registros de prensa o informes técnicos, en nuestra ciudad y se están perdiendo en el tiempo, los testimonios, cómo este particular “Puma de Lindorfo”.

 

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

¿Qué diría Shakespeare?

Reactivación educativa integral

 
 
 
¿Cuál de los tres diputados que hoy tiene Aconcagua ha hecho mejor gestión?.
María Fca. Bello.
Nelson Venegas.
Gaspar Rivas.
Ninguno.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2022 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto