Viernes, 4 de Diciembre de 2020  
 
 

 
 
 
Cultura y ciencias

Costumbrismo Rural… Regantes a la antigua…

Crónicas de Pueblo de Sergio Díaz Ramirez. Instagram @amanecerdelgallinero.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Costumbrismo Rural… Desde Bucaramanga a San Esteban …
  Presentan exposición virtual sobre Vida Silvestre en el Centro Cultural
  Alumnos del Instituto Chacabuco de Los Andes lograron primer lugar en concurso del Banco Central "Economía Más Cerca"
  Programa de Artes Escénicas realizará funciones de teatro gratuitas en seis comunas del valle de Aconcagua
  Escuela El Sauce se desplaza a terreno para apoyar presencialmente a estudiantes
  Lanzan Pasaporte Cultural de Rutas Patrimoniales del Valle de Aconcagua
 
 

Los Olmos, camino angosto y con curvas, el sector del desaparecido local “Chicha y Chancho”, nos detiene esta temporada para observar como diez regadores embotados a la antigua, pala al hombro, empapan tierra arada en espera de la siembra de 40 hectáreas de maíz choclero. La imagen nos retrotrae medio siglo, cuando el paisaje agrícola pintaba de manera diferente.

Historias andinas cuentan cuando Raúl Herrera, partía de madrugada en el fundo La Colonia para regar los fértiles potreros con los abundantes cultivos de cáñamo. Una vez sembrado se regaba y cuando la tierra estaba oreada, se le pasaba una rastra de clavos. Al tener unos 15 centímetros se daba otro riego. Tranques y regueras llenas abrían compuertas para llegar con el agua a las cabeceras y distribuirlas en las melgas de esos verdes cogollos, al menos 3 a 4 riegos más. Antes de segarlo se le daba una seca para que agarrara fibra.

Don César Guerra no se conforma con los informes de las 40 hectáreas de maíz. Ve directamente los horarios de las compuertas, coordina su turno de agua con los vecinos, hace algunos tacos y transporta los trabajadores del riego, los de afiladas palas, esos que volvieron de los campos de cultivos, y jamás supieron de goteos, bombas, y mangas en los frutos de exportación.

Don Eugenio recuerda los riegos de cultivos de alfalfa en el predio de Buchón en la subida de Los Ciruelos. Sacrificados turnos de noche lograban alcanzar la humedad de capacidad de campo, para producir los cortes mensuales durante el verano, que perfumaban las bodegas en la temporada invernal, fardos destinados a los vacunos de engorda.

En los cultivos actuales, la genética es muy importante y la precocidad de las cañas darán primores a fines de diciembre, cuando las crines doradas de las mazorcas así lo indiquen. La velocidad de la modernidad corre por un carril, mas la tranquilidad del regador sigue viendo correr el agua por el tendido. Su pala hace hoyos para lograr los tacos, reparar un borde o sacar un chamico que enmaleza algún sector. El cara y sello de la agricultura que mantiene en los regadores una imagen característica de los campos.

Hace un par de décadas el “Bicho” Urbina cultivaba en San Vicente hortalizas que compraba en almácigos en el sector de Hijuelas. Las plántulas las ponía de manera tardía, así alargaba la temporada con cosechas de marzo y abril. Las regueras de febrero y marzo mermaban de manera significativa, sólo don Minilo lograba seguir la huella del agua en esas difíciles temporadas para alcanzar el desarrollo de sus hortalizas fuera de época.

Las nieves invernales en la alta cordillera en nuestra zona, están dando sus frutos con mejores turnos que en las últimas temporadas. La señorita Reinoso, del Canal San Miguel, comprueba sigilosamente las acciones de agua que los parceleros ocupan, sin duda los programas computacionales son vitales en la tarea. Caudales que incentivaron a nuestro amigo “Lechón” Guerra a aventurarse con los choclos para el mercado y sus caseritas.

Don Jorge Carvajal en el cultivo de papas, distribuidos en San Pedro-Los Villares, Cariño Botado y Llay Llay, llego a ocupar 90 regadores, los de caminar tranquilo, paciencia infinita, par de botas en el morral, bicicleta al hombro, picardías en las colaciones, amores en el des brote de las parras en el potrero vecino y sueños lentitos de campo.

Temporada de riego, canales raspados, tranques des embancados y libres de totoras, tomeros en funciones.

 Don César recorre el pretil, observando el crecimiento de las cañas, los recuerdos de don Raúl Herrera en los campos de los 50, se sienten en el ambiente y mantienen el caminar del fundo, el de ojotas, botas y la oxidada herramienta principal, la que cada regador tiene y traslada día a día.

 

 

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Creciente situación de calle: el espacio público así lo acusa

El retiro y su constitucionalidad

 
 
 
¿Cómo evalúa la mantención de las áreas verdes en la ciudad de Los Andes?
Buena.
Regular.
Mala.
Me es indiferente.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2020 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto