Miercoles, 25 de Mayo de 2022  
 
 

 
 
 
Opinión

El enemigo invisible

Por José Villagrán Reyes, abogado.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Mayo, mes del patrimonio: ¿Cuándo saldamos esta deuda?
  Delincuencia, también un tema espacial
  ¿Aprobar o rechazar una propuesta de constitución?: faltan 15 semanas
  Zoonosis y una salud
  La violencia sexual
  Debemos mejorar y optimizar condiciones de atención en entidad de salud Municipal
 
 

 

En diversos puntos de prensa de octubre a diciembre del año 2019, el ex presidente de la República, se refería a la existencia de un “enemigo poderoso que no respetaba a nada ni a nadie”. Las afirmaciones del presidente motivaron sendas investigaciones del Ministerio Público, las que finalmente confirmaron que dicho enemigo no era más que una treta comunicacional destinada a atemorizar a la ciudadanía.

No obstante, lo anterior, desde el octubre de 2019, en forma paulatina hemos presenciado como el comercio ambulante de connacionales y extranjeros, ha ido paulatinamente tomándose las vías públicas y es así como el bandejon central de la alameda, se encuentra trasformado en una ciudadela de carpas a vista y paciencia de las autoridades, el hermoso paseo huérfanos hoy en un lugar mal oliente y la calle Estado es un desastre.

A nivel local, nuestras arterias centrales como son Esmeralda y Maipú, se encuentran atestadas de comerciantes, vendiendo los más disimiles productos, el fenómeno se repite en San Felipe, donde incluso se construyó una ciudadela de “medias aguas” las que curiosamente no se encuentran todas habitadas, como esperando la llegada de nuevos inquilinos, a su turno la ribera del río Aconcagua se encuentra invadida de pequeñas casas con su respectiva Bandera Chilena. En las plazas públicas, centro social por excelencia de todas las ciudades también han proliferado carpas y otros fenómenos, siendo la delincuencia un problema acuciante, en la Plaza de Armas de Santiago la prostitución, endémica de ese lugar, hoy ese “negocio” se encuentra administrado por bandas criminales, quienes comienzan a operar con descaro una vez terminada la jornada laboral.   En diversas arterias los comerciantes aparecen con toldos, carritos y un sinfín de elementos que estorban el libre tránsito peatonal.

Todas estas acciones, no son espontáneas, así se ha constatado en la Plaza de Armas de Santiago, donde existe una mafia internacional de proxenetas, luego la Instalación de toldos en calle Huérfanos, el arriendo de medias aguas en distintos lugares y el uso y abuso de vías públicas en diversas ciudades del país. Un síntoma relevante, lo pudimos ver en los saqueos donde ingresaron al robar y hurtar en vehículos de alto valor comercial, elemento que denota la presencia inequívoca del narcotráfico o los lanzas que ingresan a los supermercados, ya no sigilosamente como antaño, sino que generan peleas, para aprovechando la confusión sustraer especies y si eso no funciona victimizarse como personas maltratadas.   

El último incidente de la marcha del 01 de mayo en la ciudad de Santiago, donde un grupo le disparó a los manifestantes, por el solo hecho de aproximarse al llamado barrio Meiggs, de a poco se conoce que algunos locatarios tenían contratados a estos pistoleros, quienes en presencia del personal policial dispararon cobardemente.

SI bien no existe el enemigo poderoso de Piñera, si existe un Enemigo Invisible que no respeta a nada ni a nadie, puesto resulta una obviedad constatar la existencia de mafias de traficantes y de otro tipo, lo que ante la ausencia de Estado han copado las vías públicas, parques, plazas, riberas de ríos, bandejones centrales.

El estado posee el monopolio de la fuerza y la autoconstatación del mismo debe ejercerse a través de la violencia legitimada por las normas, ahora bien, la fuerza del Estado no radica en sólo el hacer cumplir la Ley, en cuanto a utilizar ilegítimamente las vías públicas, sino que la persecución debe hacerse de manera inteligente, en efecto, gran cantidad de lo que se vende en las vías públicas son productos objeto de contrabando, por ello la primera línea de fiscalización no debe ser la patente municipal, sino que el origen de los productos, luego la inexistencia de cumplimiento de la normativa tributaria, desde que se trata de comerciantes que trabajan al margen de la Ley, en un tercer lugar viene la fiscalización por la utilización de las veredas. Los órganos del Estado no son sólo la Municipalidad, tenemos el Servicio Nacional de Aduanas, El Servicio de Impuestos Internos, La fiscalía Nacional Económica, La Comisión para el Mercado Financiero, urge crear una fuerza de tarea regional que pueda enfrentar con la fuerza de las armas, pero también con la fuerza de la inteligencia a través del tratamiento de la información para identificar cuales son las bandas, quienes son los financistas  que lucran con la precarización y el abandono de muchas personas, sin una acción concertada del Estado,  el Enemigo invisible seguirá oculto, disfrazado, mezclándose y aprovechando la dura vida de personas sin oportunidades laborales, quienes al no ser acogidas por el Estado, son acogidas por las organizaciones criminales con los nefastos resultados.       

No se trata de criminalizar la pobreza, se trata de separar la paja del trigo, existe bandas que ya están comenzando a cobrar por la instalación y reserva de puestos en las calles, bandas que intimidan con su poder de fuego, esa lacra debe ser desarticulada, en bien se la seguridad colectiva.

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Mayo, mes del patrimonio: ¿Cuándo saldamos esta deuda?

Delincuencia, también un tema espacial

 
 
 
¿Se debe construir un gran hospital Biprovincial en Aconcagua?.
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2022 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto