Sabado, 28 de Mayo de 2022  
 
 

 
 
 
Opinión

El martirio de la ciencia

Por Franco Contreras.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Una guía para emprender
  El talento digital en la era postpandemia
  Mayo, mes del patrimonio: ¿Cuándo saldamos esta deuda?
  Delincuencia, también un tema espacial
  ¿Aprobar o rechazar una propuesta de constitución?: faltan 15 semanas
  Zoonosis y una salud
 
 

Uno de mis personajes favoritos de la historia es Alejandro Magno, no sólo por sus impresionantes conquistas y destreza militar, sino también por su destacada huella en la cultura y la intelectualidad, quizás influenciado por su profesor, el filósofo Aristóteles. Su imperio fue uno de los más grandes de la historia, venció con sus tácticas al gigante Persa, fue considerado Faraón de Egipto y ratificado como hijo de Zeus, pero más allá de su épica, su preparación le permitió ver la sofisticación, cultura y progreso de las regiones bajo su control. Consideraciones que abrirían las puertas una de las más grandes bibliotecas del mundo.

La biblioteca de Alejandría (331 a.C) tenía como objetivo compilar todas las obras posibles, de todas las épocas y todos los países, logrando una abundante colección que quedaría incinerada bajo toneladas de conflictos, ignorancia, desidia, cálculo político de corto plazo, búsqueda de poder barato y el fanatismo religioso, siglos después.

Hipatia nació en Alejandría, destacó en ciencias y filosofía, una maestra reconocida y querida por sus discípulos y aquellos que valoraban sus enseñanzas y legado, pero la envidia del poder patriarcal terminó con su vida el año 415, cuando una turba de cristianos fanáticos y exaltados la interceptaron en la puerta de su casa, “la arrastraron a golpes hasta el interior de una iglesia, y allí la desnudaron y la descuartizaron, desgarrando sus carnes con conchas y tejas, y después de muerta quemaron sus restos” (National Geographic).

Recuerdo estos personajes de la historia, sus conquistas, martirios y legado, debido a los últimos acontecimientos observados en la contienda electoral chilena, que nos han dado una muestra de fanatismo religioso y patriarcal, con el potencial de enviarnos al siglo XVIII sin escalas.

Muchos queremos orden, seguridad y respeto al estado de derecho, en armonía con el desarrollo sustentable y la justicia social para nuestro país.

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Una guía para emprender

El talento digital en la era postpandemia

 
 
 
¿Se debe construir un gran hospital Biprovincial en Aconcagua?.
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2022 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto