Sabado, 11 de Julio de 2020  
 
 

 
 
 
Cultura y ciencias

Costumbrismo Rural...Peucos y sus gritos de invierno...

Por Sergio Díaz Ramírez, Crónicas de pueblo.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Costumbrismo Rural...Cariño Mágico…
  Escolares de Aconcagua son seleccionados para participar del primer Congreso Regional de las Ciencias y la Tecnología virtual
  Concurso literario por el aniversario de Los Andes se realizará vía online
  Revolucionarias investigaciones sobre eje cerebro-intestino y Covid-19 serán tema del próximo #PuertodeIdeasEnVivo
  Mineduc entrega guía para apoyar a los profesores de Aconcagua en el manejo socioemocional
  Costumbrismo Rural...El Campo del 1900...Capítulo II…
 
 

Bajan las temperaturas en el valle de Los Andes. Las comunas más rurales no son ajenas en la presente temporada al grito agudo de esta rapaz diurna. Desde el amanecer hasta la oración es posible verlos en la cercanía de las casas y corrales, escudriñando alguna presa y generalmente en grupos de hasta cuatro individuos.

Testigos de Curimón, Rinconada y San Esteban relatan que se están acercando a las producciones de traspatio de manera poco habitual, organizados, de manera abundante, con personalidad y una mirada temeraria, sin escaparse con sobresalto ante la presencia del hombre.

El Parabuteo unicinctus, se distribuye a lo largo del país y, en nuestra zona, sobrevuela desde la precordillera hasta la costa. Su envergadura alcanza alrededor de medio metro. La verdad puede intimidar, sin embargo, estamos siendo privilegiados al observarlo, luego de mucho tiempo donde la cacería era común y sus hábitats lejanos.

Cabeza de típica rapaz, pico fuerte y desgarrador, color café, amarillento, blanquecino y rojizo, los que permiten mimetizarse en cualquier árbol de otoño. Garganta blanca y calzones café amarillentos con franjas transversales.

En el campo se alimenta de aves silvestres, conejos, roedores, sapos y lagartijas. En parcelas y corrales puede ir por palomas y gallinas. Hace unos días una bandada de cuatro peucos acechó a un grupo de gallinas que picoteaban el pasto en Tocornal. Con agudos gritos prepararon el ataque, luego un silencio de varios segundos donde tomaron posición en una especie de diamante. En ese instante las gallinas y gallos dominantes alertaron al grupo, pues hay que recordar que estas dominan sobre cien cloqueos para comunicarse, de manera que cuando iniciaron el vuelo rasante la mayoría se escapó al gallinero y las más lejanas apuraron bajo unos maitenes y zarzamoras.

Dos peucos llegaron hasta la puerta del gallinero, sin embargo, no intentaron entrar por alguna, ya que al parecer van por especies que estén aisladas y presenten mayor vulnerabilidad.

La doctora de Paidahuén opto por construir un mirador y refugio para los polleros, llamados así por algunos campesinos. Con paciencia esperó y al cabo de un par de meses se instaló una pareja de hermosos peucos, que observan desde el privilegio que les da la altura, a palomas y conejos para alimentarse. Doña Marcela espera que nidifiquen y pongan esos tres huevos de color celeste para controlar de manera biológica palomas y lagomorfos.

Don Eduardo, criador de aves ornamentales en Curimón, comentaba que un vecino solía disparar con escopeta a los peucos, para defender sus gallinas. La verdad que ellas saben defenderse y si quisiera hacer algo, debería tenerlas en un buen gallinero.  Cabe señalar que son aves protegidas por la Ley de Caza y es un delito dispararles.

Rapaces de nidos altos, hasta tres camadas por temporada, con dos a tres polluelos cada una, mirada paciente, aterrizajes certeros. Están recuperando parajes en Los Andes y en la mayoría de los casos realizando un control ecológico de roedores, conejos y palomas.

Una importante labor realiza el Zoológico Metropolitano y el veterinario y destacado protector de la avifauna Jurgen Rottman, en Calera de Tango, funcionan como centro de refugio y recuperación de aves rapaces. Choques en cables eléctricos, construcciones o los ilegales perdigones son las principales causas de heridas y fracturas.

Pewku de los mapuches, la única rapaz que caza en grupo, la de longevidad de 15 años, utilizada en el país para cetrería y numerosos dichos populares como: está más achunchada que gallina mirando al peuco; no hay peuco que sea ciego, ni zorro que sea guatón.  Los padres en la cultura popular cuidando las hijas, dicen numerosas veces “anda rondando el peuco” refiriéndose a los pretendientes.

Desde miradores y copas de árboles frondosos, los nativos peucos, los de trabajo en equipo, están recuperando poblaciones en el valle, haciendo honor al poeta Pablo Neruda, cuando escribió: “El ciclón negro de sus garras, preparaba la sangre ciega para caer como pedrada, terror terror su luz de nieve, terror su paz devoradora “.


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Últimas acciones tomadas por el gobierno frente a la pandemia

Alimentos que nos ayudarán en esta pandemia

 
 
 
¿Está de acuerdo con la cuarentena decretada para las comunas de Los Andes y San Felipe?.
Si.
No.
Me da lo mismo.
Es una medida insuficiente.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2020 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto