Lunes, 9 de Diciembre de 2019  
 
 

 
 
 
Opinión

Profecía de una maldición

Por Franco Contreras.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Una educación culturalmente pertinente para las comunidades afrodescendientes
  Lazo Blanco en Chile: Tratando a los hombres violentos
  La Lucha como forma de socialización
  ¿Fin de las ideologías?
  La última sinfonía de Beethoven
  ¿Por qué la violencia?
 
 

Malditos serán en sus pusilánimes vidas, solo conocerán la vergüenza, oprobiosa herencia de sus deleznables actos.

Traicionaron una vez más al pueblo y engendraron dolor y rabia. Verán un tuerto en la calle y el miedo se verá al espejo, ¿será ese el ojo que quitaron sus disparos?. Nunca sabrán si el tuerto tomará el suyo como ustedes lo hicieron con él, soñarán arrancando sus propios ojos, con sus manos asquerosas y sudorosas, uñas con mugre y olor a lacrimógena, extirpando ojos en la alameda.

Una extraña sensación recorrerá sus cuerpos cuando adviertan que hay un ciego en el lugar, aterrorizados querrán salir de ahí cuando noten que le faltan ambos ojos, el ciego no tiene miedo, no puede ver, pero ustedes verán y sentirán con pavor que el ciego tiene algo en su mano; es un bastón ¿lo enterrará con regocijo en sus ojos?, quizás no ve, pero el miedo en el uniforme se sentirá a kilómetros de distancia.

Antes de dormir rezarás un padre nuestro, al otro día asistirás a la iglesia, pero está saqueada y arde, no puede brindar refugio y las manos del sacerdote huelen a niños violados y semen, Dios no está contigo. “Mi general me protegerá”, repetirás como mantra, pero tiene otros asuntos más importantes que atender, en su casa te negaron la entrada y la reja está electrificada, ¿quizás los ricos te ayuden?, los protegiste en el alzamiento, al menos recibirán tu hijo estigmatizado en sus colegios, pero no encontraste cupo o no te alcanzará para pagar la mensualidad. ¿Responderá tus cartas el presidente?

El pueblo que dejaste huérfano, al que le quitaste sus hijos y mutilaste por consentir a unos pocos que te desprecian, hoy invoca desde lo más oscuro de su alma a Antonio Ramón Ramón ¿no sabes quien fue?, es quien vengó a los que murieron en la masacre de la escuela Santa María en Iquique en 1907, enterrando su daga en el cuerpo almidonado del general Roberto Silva Renard. El verdugo a veces cambia de bando.

Lo único que te queda es tu arma y tu uniforme.


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Una educación culturalmente pertinente para las comunidades afrodescendientes

Lazo Blanco en Chile: Tratando a los hombres violentos

 
 
 
¿Está de acuerdo con una nueva constitución para Chile?
Si.
No.
Se debe modificar la actual.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2019 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto