Jueves, 19 de Abril de 2018  
 
 

 
 
 
Opinión

Minería: Lo que nos dejó el 2017 y lo que nos depara el 2018

Por Marcello Marchese. 

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Fondo Nacional de Seguridad Pública para apoyar a las organizaciones sociales
  Desvinvulaciones de funcionarios en el sector público
  ¿Es posible que Chile y Los Andes logre su desarrollo sin estrategia país?
  La Región de Aconcagua
  Imaginario olvidado del trabajador
  Región de Aconcagua
 
 

Hace justo un año, cuando terminaba el 2016, el sector minero se mostraba poco esperanzado. Los pronósticos para el 2017 indicaban que el cobre experimentaría una pequeña alza que no superaría los US$2,5 la libra, lo que seguiría afectando los ingresos de las empresas ligadas a la minería.

Muchos, incluso, se preparaban para un año peor que el que estaba finalizando. Sin embargo, ya en abril de 2017 un repunte moderado del precio del cobre echaba por tierra los malos augurios y hacía renacer las esperanzas. Esta sensación aumentó cuando -tras la huelga de 43 días de la minera Escondida- el panorama  cambió y el cobre se cotizó a casi 40 centavos de dólar por encima de los US$2,20 que promedió el año anterior. Esta mejoría en el precio del commodity hizo prever que los resultados financieros de las mineras del país serían positivos en este 2017.

Pese a esta recuperación, el sector minero aún se mostraba preocupado por la caída en las expectativas de producción, la que, según estimaciones realizadas en septiembre recién pasado por la consultora Plusmining, alcanzaría las 5,1 millones de toneladas, lo que equivale a una disminución de unas 400 mil toneladas en comparación con 2016.

Esto nos lleva  uno de los desafíos más relevantes de la minería chilena, que es el de la productividad. Al respecto,  el estudio “Productividad en la Gran Minería del Cobre 2017” explica que “al analizar la evolución de la minería del cobre en Chile (2000-2014) se concluye que ha mostrado una tendencia negativa en los últimos 15 años, periodo que coincide con el súper ciclo de precios de las materias primas”. Si bien en el mismo período la producción de cobre se elevó 19%, para ello -añade la investigación-, se requirió: 79% adicional de energía, 157% adicional de mano de obra y 178% adicional de inversión en capital.

Para solucionar este complejo desafío en el ámbito público se requieren cambios legales que deben ser aprobados en distintas entidades e instancias. Uno de ellos es la mejora en el recurso humano del sector,  que requiere no solo cambios de ley y gestión, sino también cambios culturales en empresas y trabajadores, pues es claro que sin un esfuerzo para mejorar la productividad, ni los valores de mercado perdonarán a la industria minera.

Precisamente con el fin de aumentar la productividad, en Finning apostamos a hacerlo a través de la tecnología. Para ello hemos puesto a disposición de nuestros clientes una gama de productos  que entre otras cosas permiten minimizar la cantidad de detenciones, rendimientos, tiempos de intervención de equipos (MTTR) y maximización en sus usos, entre otros.

Respecto a lo que nos depara el 2018, preferimos ser cautelosos, pues todavía hay factores de incertidumbre que no garantizan que se pueda hablar de una recuperación consolidada. En relación con el precio del cobre, concurrimos con las estimaciones como la pronosticada por la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) que indica que su precio oscilará entre US$2,9 y US$ 3 la libra, pero existen muchos otros factores que pueden ejercer presión sobre estas estimaciones.

Uno de ellos es la producción, Sonami estima que el próximo año se debiera empinar a 5.9 millones de toneladas, apostando nuevamente por un periodo más auspicioso. Sin embargo, creemos que ello sólo será posible si llegan a buen término las negociaciones de los más de 30 contratos colectivos que, de acuerdo al catastro minero, vencerán en el 2018, 9 de los cuales corresponden a Codelco.

De ser así, sumado al hecho del repunte del cobre en los mercados globales, lo que reactiva la inversión en el sector, podremos decir nuevamente que la minería chilena es uno de los principales motores que impulsan el crecimiento económico de nuestro país y así ha quedado demostrado en las cifras de la balanza comercial. Por lo mismo, es necesario tener una visión de Estado clara, que considere a los distintos actores, de cuál es el papel que la minería jugará a futuro en el crecimiento de Chile.

 

 

 

 

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Fondo Nacional de Seguridad Pública para apoyar a las organizaciones sociales

Desvinvulaciones de funcionarios en el sector público

 
 
 
¿Cree que la creación de la comuna de Río Blanco solucionará los problemas de los vecinos del camino internacional?
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2018 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto