Domingo, 22 de Octubre de 2017  
 
 

 
 
 
Opinión

La niñez y juventud en Chile se debe respetar

Por Marianella Benavides Cárdenas.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Decidir con autonomía, una tarea compleja
  La mal llamada seguridad alimentaria en Chile
  Ni en política ni en otras materias se puede jugar con el futuro
  Felicidades a nuestros Profesores
  En el Día del Profesor
  Más que un acto… ¿un estado de corrupción?
 
 

Apropósito de la situación actual del Servicio Nacional de Menores (Sename), en donde se han hecho públicas las vulneraciones, violaciones y vejaciones por las que han pasado las niñas y los niños que han sido atendidos por el órgano estatal; es que hoy como candidata a Diputada por el Distrito V Cordillera, difundo mi más profundo compromiso por transformar el Sename en un órgano estatal, que respete y garantice los derechos humanos, tanto de los jóvenes, como de los niños que por diversos motivos llegan al Sename.

Más que un compromiso, esta columna es un llamado a que como sociedad chilena nos hagamos responsables de los niños y jóvenes, ya que ellos también son personas y sujetos de derecho. En consecuencia, debemos exigir al Estado chileno que integre institucionalmente a los menores y pueda garantizar su dignidad e integridad

El Sename no ha funcionado como un órgano protector de la infancia y juventud que ha sido vulnerada, debido a que, el aparato fiscal no ha sabido darles el bienestar necesario a los menores de edad, y también ha incumplido los criterios necesarios para que los niños puedan solucionar sus problemas, ya sean psicológicos, familiares o socio-económicos. Además, el Sename ha incurrido en maltratos y denigraciones a los derechos de los menores de edad, por lo tanto, la institucionalidad chilena ha fracasado en materia de respeto a los derechos humanos con nuestros niños y niñas más vulnerables, algo inaceptable en nuestra época pero que se puede reparar.

La manera para que como sociedad reparemos el maltrato y violación a la integridad de nuestra infancia y juventud, es que como país hagamos un compromiso social, en el cual el respeto y la proclamación de los niños como sujetos de derecho, sean parte de la legislación chilena.

También el reconocimiento por parte del Estado chileno de las vulneraciones a nuestros menores a lo largo de la historia, como una forma de reparación y de que el país tenga memoria colectiva, para que nunca más se violen los derechos de los niños, niñas y jóvenes chilenos. Otra medida de suma importancia, es la reestructuración del Sename, de sus procedimientos y del presupuesto que maneja como institución estatal, porque el respeto, las garantías y respaldo por la protección de los niños y sus derechos debe ser uno de los principios de la sociedad chilena y se tienen que impregnar en nuestra legislación.

Para concluir, estas medidas deben ser acompañadas con políticas económicas y sociales que beneficien a la sociedad en su conjunto, para que la igualdad y justicia social se conviertan en valores preponderantes de un nuevo Chile, en donde las oportunidades y el acceso a la educación, trabajo, salud y previsión sean derechos meramente velados por una Constitución democrática y legitima, ya que sin las transformaciones del modelo económico actual, la sociedad y sus instituciones seguirán perjudicando a las mayorías y enriquecerán a un pequeño sector de nuestro país.

 

 

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Decidir con autonomía, una tarea compleja

La mal llamada seguridad alimentaria en Chile

 
 
 
¿ Se deben eliminar zonas de estacionamiento en el centro de Los Andes para habilitar vías exclusivas de locomoción colectiva y disminuir la congestión?
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2017 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto