Martes, 18 de Junio de 2019  
 
 

 
 
 
Opinión

Carta abierta por problemas en servicio de Pediatría del Hosla

Por Grupo de Pediatrias del Hospital San Juan de Dios.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Electividad de la educación física
  Apocalipsis central y desarrollo
  ¿ “Ciberdemocracia” o caos ?
  Costumbrismo Rural-Arboledas Urbanas
  Del homosapiens al homoeconomicus
  Demencia en la vejez, un problema de salud que se puede prevenir
 
 

Todos sabemos que la salud es un bien esencial inherente a la dignidad del ser humano, por lo tanto un derecho determinante de nuestra calidad de vida.

La salud de los niños y niñas es el reflejo del tipo de sociedad que somos. Hoy tenemos que responder a los "males del desarrollo", la obesidad y sus consecuencias, el maltrato y el abuso infantil, el fenómeno del bullying en la escuela, la disfuncionalidad de las relaciones del mundo adulto, la maternidad a edades extremas, la violencia, las drogas.

Nuestra población ha cambiado y nuestra forma de trabajar en el hospital de Los Andes también. Hoy atendemos menor cantidad de pacientes con enfermedades infecciosas, pero han aumentado las enfermedades psiquiátricas, las enfermedades crónicas, los niños con necesidades especiales, pacientes que antes no sobrevivían, además han aumentado los hijos de migrantes con otras patologías. Esto hace que nuestro trabajo sea más complejo y requiera permanente capacitación.


Como pediatras del Hospital San Juan de Dios de los Andes, nos vemos en la obligación de mostrar nuestra preocupación por la situación actual en la que nos encontramos. Creemos profundamente en el respeto a los derechos del niño hospitalizado que están siendo vulnerados al encontrarse en la situación de cohabitación con adultos en un mismo servicio, ya que no se respetan los derechos de privacidad, estar en un lugar seguro y con otros pacientes pediátricos.


Creemos también que los niños de la provincia de Los Andes están siendo discriminados por no poder ser hospitalizados en su propia ciudad, teniendo como consecuencia de los traslados a San Felipe un mayor gasto para sus familias.


Entendemos que la ocupación de 2 salas de pediatría por adultos fue una medida que en principio se manifestó como momentánea para poder terminar con las listas de espera, y por eso la apoyamos en su momento. Sin embargo actualmente, además de pacientes traumatológicos y quirúrgicos, tenemos paciente alojados de Medicina, por lo que se niegan las camas a la población pediátrica, favoreciendo siempre a la población adulta. Esto nos parece francamente discriminatorio.


Queremos manifestar que no seguiremos siendo cómplices de ésta situación. No estamos de acuerdo con el cierre de la mitad de las salas de pediatría y el traslado de nuestros pacientes a San Felipe y pedimos que se informe a la población de estas medidas a la brevedad.


La decisión de ocupar en forma definitiva 8 camas de nuestro servicio con pacientes adultos fue tomada el día 5 de diciembre del 2018, en reunión de complementariedad, donde no se contó con la mirada técnica de los pediatras, ya que se llevó a cabo con directivos del Servicio de Salud y subdirectores médicos de Hospital San Camilo y Hospital San Juan de Dios de Los Andes, esta decisión fue informada verbalmente por Subdirector Médico a Jefa de Servicio de Pediatría HOSLA en reunión de campaña de invierno realizada el día lunes 29 de abril del presente año.

El resumen oficial del acta de esa reunión nos llega recién el lunes 20 de mayo, por ordinario número 840. En este se indica:
"Definición de la disminución de camas en el servicio de pediatría de HOSLA, pasando de 17 a 8 camas, estrategia que se mantendrá de manera permanente en concordancia con las redefiniciones de las carteras de prestaciones de la especialidad de pediatría en ambos hospitales y en vista de que el mayor porcentaje de ocupación de camas en ambos hospitales no sobrepasa el 60 %".

En relación a esta medida, creemos:

Respecto a ocupar camas con adultos en un servicio pediátrico, donde aún hay niños hospitalizados, ya que el servicio no ha sido cerrado, nos parece irresponsable ya que se están pasando a llevar los derechos del niño hospitalizado. En relación a esto en la carta europea de 1986 se menciona que todo niño tiene derecho a ser hospitalizado junto a otros niños evitando en lo posible su hospitalización entre adultos. En los derechos del niño hospitalizado proclamados por UNICEF, al cual nuestro país está suscrito, mencionan en el artículo 6 el derecho del niño a estar hospitalizado en un lugar seguro y de ubicación adecuada y en el artículo 16 el derecho a la privacidad.

Esto podría tener implicancias legales, nos expone como equipo de pediatría a que ocurra alguna situación de riesgo/delito con algún paciente y por consiguiente no estamos de acuerdo con esta medida.


Nos hemos enfrentado a situaciones en donde los adultos se ven en la necesidad de ocupar los baños de los aislamientos, actualmente siendo utilizados por pacientes pediátricos, para realizar su aseo personal.
Han estado en riesgo de suspenderse las cirugías de niños con patología maxilofacial por falta de camas.


Las visitas de los pacientes adultos no cumplen con las reglas de acompañamiento lo que es presenciado por los padres de nuestros pacientes.Existe riesgo potencial de infecciones asociadas a la atención de salud.


En Urgencia de HOSLA nos hemos visto enfrentados a situaciones como:

Padres se niegan a hospitalizar a sus hijos en el hospital de San Felipe, principalmente aludiendo a razones de tiempo de traslado y dinero para su movilización, teniendo que explicarles las medidas que se están aplicando en nuestro hospital. Esto nos genera riesgos innecesarios ya que muchos niños están volviendo a sus hogares teniendo indicación de ingreso. Estos pacientes están siendo asumidos por los colegas de turno en Urgencia y siendo controlados diariamente, lo que aumenta la carga laboral.

Padres se niegan a esperar ambulancias o móviles de traslado, fugándose de la urgencia y llegando por sus propios medios a HOSCA, con el riesgo que eso significa y la ausencia de documentos formales de traslado en el Hospital San Camilo de San Felipe.

El día 29 de mayo de 2019 se nos negó cama a paciente de 9 meses de edad que consultó en la Urgencia (hoja rama 2579890). Las camas desocupadas estaban reservadas para adultos. Pediatría de HOSCA no tenía disponibilidad de camas en ese momento, el paciente estuvo 8 horas en cama de observación en Servicio de Urgencia a la espera de una cama.

Por otro lado revisando las estadísticas nos percatamos que el número de camas disponibles no coincide con la realidad del servicio y, por supuesto, esto cambia en forma significativa los porcentajes.

El porcentaje de ocupación, según el servicio de salud, no sobrepasa el 60% en ningún mes, basados en las cifras del año 2018, sin embargo estos números son sacados con un número total de 17 camas, cuando en la realidad sólo contamos con 15 camas. Según este nuevo denominador superamos el 60% de ocupación en abril, mayo, julio, agosto, septiembre y octubre, coincidente con la campaña de invierno.


El Servicio de Pediatría brinda el mejor servicio posible a nuestros niños. No podemos permitir empeorar la calidad de atención aceptando tener adultos junto a los pacientes pediátricos o hacerlos esperar para poder ser atendidos en otro hospital.
Recuerden que al invertir en la infancia y la adolescencia se ganan años de vida saludable. Los niños de hoy son nuestro futuro.


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Electividad de la educación física

Apocalipsis central y desarrollo

 
 
 
¿Debe existir mayor fiscalización de la policía respecto de las carreras clandestinas?
Si.
No.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2019 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto