Miercoles, 17 de Octubre de 2018  
 
 

 
 
 
Opinión

Más democracia…y mayor democratización del ejercicio del poder

Por Pablo Rojas Torres, Coord. Académico de Doctorados UNAB, Mg. en Gobierno y Sociedad. Historiador. Mención en Ciencia Política.

  • Tuitea
  • Comparte
  • Imprimir

 
Más Noticias
     
  Respeto, simplemente respeto
  Día de los profesores 2018: razones para soñar y reflexionar
  Análisis Sudamericano
  Portabilidad financiera: ¿Una reingeniería necesaria?
  Adulto mayor: Aportar desde lo privado a una problemática pública
  Aula Segura: ¿Dónde se van los expulsados?
 
 

Cada cierto tiempo, y cada vez con menor fuerza, las elecciones en Chile (y el mundo) suelen considerarse, junto con un ejercicio ciudadano, en la instancia por excelencia para soñar, debatir y proyectar el tipo de sociedad que queremos en el aquí y en el ahora … no obstante, con implicancias y repercusiones que configurarán el mañana.

Las apuestas y proyectos en boga son diversos. Casi tanto como el número de actores que desean alcanzar un escaño de representación popular, enfatizando que su programa y el de sus respectivas colectividades es la mejor solución para el devenir de las personas.  Y se agradece. Sobre todo, debido a que la esencia de la política radica en la convicción y en la fundamentación del hacer cotidiano amparado por la institucionalidad vigente… y/o en el apremio de querer modificarla de acuerdo con los requerimientos {postulados} de una sociedad mejor y más justa.

Pues bien, ¿qué se entiende por justo y/o por sociedad mejor? son cuestiones que adquieren matices dependiendo del sector en que nos situemos, como también producto de la consideración valórica/dogmática/ideológica que escojan las distintas colectividades para desarrollar (y/o responder) sus iniciativas en un período acotado. Y es ese uno de los principales problemas que nos aqueja: El desarrollo pasivo de la ciudadanía que ha quedado sujeta a la elección de representantes cada 4 años y con alternativas que, muchas veces, lejos de cumplir sus expectativas, descansan en la elección de lo desconocido y/o lo “menos malo”; y lo que es aún más lamentable, con baja abstracción y satisfacción por parte de quienes escogen a un candidato.

En consideración de lo anterior, creo es necesario avanzar en el empoderamiento del ciudadano. Y mayor aún, en una reconsideración de este frente a los representantes electos. No como un mecanismo de deslegitimación frente al quehacer político institucional, sino más bien, con alternativas que robustecen el lazo de interdependencia entre los electores y los elegidos. A modo de ejemplo, situemos nuestra mirada en el avance y/o discusión sobre el voto programático en los niveles locales e intermedios, y de manera complementaria en el desarrollo de referéndum revocatorios (bajo un mecanismo similar al colombiano. Es decir, transcurrido mínimo un año {desde haber sido electo}, y con un número de firmas no menor al 40% del total de votos de los comicios, dependiendo del cargo de que sea objeto dicha iniciativa) cuando la insatisfacción y/o el incumplimiento de los representantes lo amerite. De ese modo, reinsertaremos al ciudadano de manera activa en la política y en el ejercicio del poder de los elegidos, mientras que por otro, se augura una profesionalización del quehacer político… lo que a la larga debiese ayudar a recuperar la confianza y la desafección que desde un tiempo a esta parte nos afecta.

Mientras tanto, recordemos que la democracia es y debe ser objeto de un desarrollo procedimental. Constante y ad hoc a la voluntad soberana de las personas. Por tal motivo, hemos de participar y de la manera más activa posible. Si bien este domingo no poseeremos los instrumentos descritos para el fortalecimiento de la democracia, podremos deliberar, y he ahí una obligación de cada persona, por quien mejor nos represente. Para otra ocasión podremos (esperemos) elegir a nuestros intendentes y así salir de ese ingrato grupo de países que no escogen a sus autoridades intermedias mediante sufragio popular. Por ahora, infórmese, vote y forme parte del proceso eleccionario, pues en el actual contexto, una de las formas más efectivas de manifestación es el voto y la elección de nuestros representantes.

 

 


 
 
Twitter Facebook Flickr
 

Respeto, simplemente respeto

Día de los profesores 2018: razones para soñar y reflexionar

 
 
 
¿Está de acuerdo con que se instalen puestos en la plaza de armas de Los Andes?
Si.
No.
Solo de Artesanos.
Me da lo mismo.
Ver resultados
 
 
 
Diario Electrónico Andes Online® | ©2000-2018 Derechos Reservados.
Miembro de EMR™ Chile - Estadísticas de Medios en Internet - Estadísticas Certificadas
Andes Online is Licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Chile License
Prensa | Publicidad | Contacto